Reiki Unitario®, el Reiki del Sonido®

Desde pequeño pasé por diferentes etapas de altibajos emocionales, y sobre todo a partir de mi adolescencia, con sentimientos de “no pertenencia” y constantes estados de ansiedad; momentos en donde no encontraba sentido a mi vida y “a la vida”…

Con el transcurrir de los años, fui introduciéndome en el mundo espiritual, y conociendo a “seres” maravillosos que me fueron guiando, y mostrando los pasos a seguir…

En ese camino, conocí a Gabriela Gomez, quien me formó como Maestro de “Reiki Unitario”, y ayudo también en todo mi proceso de sanación y búsqueda interior ( demás está decir, que conecté automáticamente con ella y la técnica, ya que amo la música y me pareció una unión (  o fusión ?? ) perfecta ); con lo que a posteriori comencé a utilizarlo en otras personas, y fui sintiendo el gran trabajo que hacía en ellos y sobre todo, en mi…

Pero no fué hasta el año 2008, que tras un episodio en mi vida, sufrí un fuerte shock emocional y mental; que me sumergió en una profunda depresión, me llevó literalmente a perder mi “norte espiritual”. Debo aclarar que sabía que en mis manos tenía una poderosa herramienta, pero hasta ese momento no fui lo suficientemente consciente de lo que podía hacer…

Durante casi 2 años, sin abandonar mis tratamientos alopáticos, comencé hacerme todos los días con: constancia, disciplina, “fe”;  y con una convicción y voluntad férrea que me sanaría por completo; así fue….dejé paulatinamente de tomar medicamentos, y día a día, mes a mes fui notando que la ansiedad, la tristeza,y demás síntomas iban desapareciendo, me sentía cada vez mas en mi eje, autónomo, centrado, vital, “Alegre”, etc…en pocas palabras: “Estaba verdaderamente sanando, en todos los sentidos”.

Agradezco de todo corazón al cielo, por haberme dado la oportunidad de encontrarme con Gabriela Gomez, y haber recibido de su mano este poderoso sistema de sanación. Gracias. Gracias, Gracias…

Francisco, Madrid, España


El final del año 2013 mi salud comenzó a tener altibajos.  Como no me tomé el tiempo de parar  y ocuparme de mi,  empezó a deteriorarse.

Durante ese tiempo con la ayuda del reiki continué a trabajar. La medicina tradicional no podía creer como hacia para seguir con mi vida. En marzo de 2014 mi estado se agravó. Al final de 2014 me diagnosticaron leucemia linfoide crónica que atacó las células del hígado. Inmediatamente me hospitalizaron para bajar la fiebre y combatir la infección. Recibí antibióticos durante 2 días. Luego empecé con la quimioterapia. Mi maravillosa amiga, Jennifer Ruel que es Maestra de Reiki Unitario, a pedido mío,  juntó a mi grupo de amigas de hacerme reiki. Recibí Reiki Usui y Reiki Unitario. Todos los días antes de la quimio recibía reiki y también después del tratamiento y mi marido, que es también Maestro de Reiki Tsui y Reiki Unitario,  me hacía otra sesión a la noche. Recibí cotidianamente durante los 16 días de tratamiento. Cuando salí del hospital mis amigas continuaron las sesiones durante 5 días. Casi no tuve efectos secundarios de la quimio. Reiki Unitario tiene algo especialmente poderoso ya que hace vibrar las células. Esto abre más aun la consciencia lo que permite la sanción.

Puedo decir que ahora estoy bien. Me iban a hacer un trasplante   de médula ósea pero finalmente ya no lo necesito. Continúo con el reiki. El reiki nos lleva a una profunda transformación para vivir mejor la vida. Creo que hay que permitirse vivir la experiencia del reiki, una herramienta que nos permite deshacernos de lo que no nos sirve más y así poder alinearnos con lo que vinimos a hacer en esta vida.

 Thérèse G. Beaumont, Canada