La Presencia Yo Soy es el Ser majestuoso que Realmente Somos. Tan sagrado y sublime como los ángeles que tanto veneramos y a quienes tanto pedimos.

presencia yo soy1Ella se despierta cada día con nosotros con un solo deseo: que la invitemos a entrar en nuestra vida, tanto en los eventos anodinos como en los hechos más profundos. Ella se queda de pie esperando con  infinito amor y en la mayoría de los casos no le consagramos ni un minuto de nuestro día, ni un pensamiento,  ni un sentimiento, ni una frase. Jugamos con el móvil, buscamos información en internet, vamos de compras, comemos, dormimos… y la Presencia Yo Soy sigue ahí, infatigable, esperando.

Le hablo aquí al trabajador de la luz: trabajador de la luz, ¿Acaso dejarías esperando al Maestro Jesús? ¿O al Arcángel Gabriel? ¿O a La Madre Divina? No ¿Verdad? ¡Pues es  como si lo hicieras!  Lo único que se nos requiere en el proceso de Ascensión es encarnar nuestra divinidad y este proceso pasa por integrarla en nuestra vida en todo momento,  hacerla partícipe, permitirle fluir a través nuestro. ¿Cómo hacerlo? Prueba esto: cuando te levantes a la mañana di: “Buenos días Presencia Yo Soy,  hoy te pido que llenes mi corazón de luz, amor y compasión”, luego cierra los ojos e imagina que desde arriba de tu cabeza una corriente dorada comienza a bajar hasta tu corazón y desde ahí se expande. Luego comienza tu jornada poniéndote como objetivo permitir a tu Presencia Divina participar en tu día. Cuando tomes tu ducha dile: “Ahora me estoy bañando y el agua en la piel se siente muy suave ¡Me encanta el agua!”. Cuando comas a mediodía dile: “Ves Presencia Yo Soy, ahora estoy comiendo mi comida preferida, se siente así y asá”. Cuando en el día alguna situación te altere, te entristezca, te cause ansiedad dile: “Esta persona o situación me hacen sentir mal, sé que el que se siente mal es mi ego, no mi Ser real que eres TU. Por favor ayúdame a trasmutar esta emoción me no me sirve más en mi camino.  Elijo crear amor y paz en mi vida. Gracias por esta experiencia que me permite redefinirme”

yo soy amorEl hecho de permitir la entrada a tu Presencia Yo Soy  día a día  te  vuelve cada vez más consciente y lo que empezó  como un juego, que a algunos parecerá tonto, termina reprogramando tu inconsciente y rompiendo el velo entre tu  y tu divinidad.  Hacerlo  cambiará tu vida por completo. Hemos  vivido hasta ahora  entre la inconsciencia total y la semi consciencia. Lo único real, ES la Presencia Yo Soy, el resto es el personaje que hemos creado a lo largo de las encarnaciones; con sus limitaciones, heridas y  resistencias.  Hoy es crucial dar un paso más allá y vencer la negación, la rebeldía y las resistencias inconscientes. No hay excusas ni justificaciones posibles. Depende de nuestra voluntad. Querido trabajador de la luz, ¿Quieres ascender? Permite entonces a tu Presencia Yo Soy vivir la vida  contigo. Para eso vinimos,  el resto es sólo distracción de la Tercera Dimensión.