“La apariencia física del cuerpo está determinada 

por la cantidad de luz que hay en cada cuerpo”

cuerpo luminoso fotonToda forma de vida posee un campo energético que lo circunda y le brinda la energía para vivir. El humano también.

Este campo energético resulta de un conjunto de cuerpos sutiles llamados vehículos inferiores que, en su diseño original, creados para mantener la biología siempre sana, joven y fuerte. La energía Universal entra por unas puertas llamadas chakras y se va redistribuyendo en los cuerpos sutiles uno a uno hasta llegar a la biología.  La emanación natural de estos cuerpos forma una membrana protectora,  un canal de luz, que protege la biología de las agresiones: es el Cuerpo Superluminoso

Mientras más luz tienen los cuerpos, más energía le llega al físico, a las células, y éstas puedes desarrollar sus funciones de replicación sin mutaciones ni alteraciones genéticas. Cuando los electrones se mueven mas despacio en el cuerpo físico, esto atrae menos energía desde el Yo Superior. La falta de energía provoca mutaciones en la replicación celular, lo que produce anomalías que causan el envejecimiento, la enfermedad y la muerte.

¿La inmortalidad? Mantener los electrones girando a la velocidad que mantiene el cuerpo siempre joven y sano. Mientras más rápido giran los electrones más vitalidad tenemos y mejor nos sentimos.

¿Qué necesitan entonces las células para vivir?

 Necesitan luz

¿Por qué no les llega luz?

Porque los cuerpos inferiores se han ido densificando. Ellos contienen las memorias de todos los pensamientos, sentimientos, palabras y acciones de todas  nuestras encarnaciones

¿Cuál es la fuente natural de luz del Humano Divino?

La Presencia Yo Soy

Poco a poco nos hemos ido identificando con la frecuencia del Personaje 3D que hemos creado en la encarnación, dejando de lado nuestra Esencia, es decir, olvidando nuestra Presencia Yo Soy. Al olvidarla nos hemos olvidado de nuestra Fuente Personal de Energía, por eso envejecemos, enfermamos y morimos.